Suscribite a la newsletter
Revisá tu correo electrónico para confirmar tu subscripción
EL IMPERDIBLE

Joost Hilterman: "Cualquier acción militar en Siria presentará riesgos de una escalada"

Por Idafe Martín para Clarín

Sábado 14 de Abril de 2018

Joost Hilterman, experto en Oriente Medio del "International Crisis Group", advierte sobre el significado y peligro que encierra la ofensiva multinacional en Siria.

Joost Hiltermann es director del programa sobre Oriente Medio y Norte de África del International Crisis Group, uno de los think tanks más respetados de Europa. Hiltermann, formado en Estados Unidos y con experiencia laboral en Oriente Medio y Europa, está especializado en estudios sobre amenazas a la seguridad, autoritarismo y democratización, Islam político y sectarismo en la región de Oriente Medio.

Antes de incorporarse en 2002 al International Crisis Group fue director ejecutivo de la división de control de armamentos de la ong de derechos humanos Human Rights Watch. Doctor en Sociología y Máster en Relaciones Internacionales por la Johns Hopkins, Hiltermann ha escrito, entre otros medios, para The New York Review of Books, Foreign Affairs, Foreign Policy y Financial Times. En una entrevista con Clarín, el experto habló del supuesto ataque químico del fin de semana pasado en Siria y de las consecuencias de una eventual respuesta militar de Estados Unidos.

-¿Qué sabemos del ataque químico en Duma?

-Sabemos que probablemente hubo un ataque químico y las circunstancias del ataque sugieren con mucha fuerza que el responsable fue, una vez más, el régimen de Bashar Al-Assad. Por ahora ninguna entidad internacional ha presentado evidencias concluyentes de que el régimen sea responsable y no se permite el acceso a la zona atacada. A pesar de eso, el uso de armas químicas por parte del régimen es creíble por su comportamiento en el pasado. Repetidamente usó gas clorín y más infrecuentemente gas sarín contra áreas en control de los rebeldes. Eso fue documentado por Naciones Unidas. La confirmación oficial tendrá que venir de una investigación independiente por parte de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas de Naciones Unidas.

-¿Cuáles fueron las consecuencias del ataque?

El ataque se produjo cuando se habían bloqueado las negociaciones entre los rusos y el grupo rebelde Jaish al-Islam. Justo después del ataque, ese grupo aceptó un acuerdo por el que debía abandonar Douma y ser trasladado en colectivos hacia una zona del norte del país bajo control rebelde. Moscú asegura que 8.000 rebeldes armados y 40.000 civiles fueron evacuados. Douma era el último enclave que controlaba la oposición en Guta Oriental, un territorio rebelde a las afueras de Damasco. Después de años de asedio, el gobierno y sus aliados lanzaron un asalto decisivo.

-¿Cuál fue la reacción internacional inmediata?

Dos días después uso de armas químicas, Israel lanzó un ataque aéreo contra una base siria, aunque todavía no está claro que los dos hechos estuvieran relacionados. Moscú dijo que el ataque israelí fue lanzado por dos cazas F15 que dispararon ocho misiles desde el espacio aéreo libanés y que las defensas antiaéreas sirias (de fabricación rusa) interceptaron cinco de los ocho misiles. El régimen sirio dijo que hubo "muertos y heridos" en el ataque y la agencia iraní Tasnim que murieron siete iraníes, supuestamente miembros de la división que opera los drones. Israel ya había atacado en febrero la misma base, conocida como T-4, cuando denunció que un dron iraní había entrado en su espacio aéreo.

-¿El régimen sirio pudo pensar que tenía libertad para lanzar un ataque químico y que nadie reaccionaría?

-El régimen sirio ha estado usando armamento químico repetidamente durante al menos los últimos cinco años, tal vez más. En ese tiempo aprendió que puede hacerlo sin sufrir muchas consecuencias. Sabe que tiene el apoyo de Rusia. Debido a que Rusia tiene el control del espacio aéreo daba como poco probable que Estados Unidos se arriesgara a una confrontación entre super potencias para responder a un ataque químico del régimen de Bashar Al-Assad.

-¿Qué puede suceder ahora?

-A pesar del veto ruso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido llevaran a cabo una respuesta militar. La polarización y la parálisis del Consejo de Seguridad son una gran parte del problema. Rusia ha usado su llave del vetor repetidamente para bloquear los intentos de castigar al gobierno sirio por sus ataques químicos, incluso cuando el Mecanismo Conjunto de Investigación de Naciones Unidas dictaminó que el régimen sirio era responsable del ataque con gas sarín de abril de 2017. La postura de Rusia ha dejado a Estados Unidos y otros países sin medios (hasta ahora) de enfrentar el uso de armas químicas a través de Naciones Unidas.

-Hubo otro ataque químico, en 2013, que estuvo a punto de desencadenar un ataque estadounidense que el presidente Obama finalmente no llevó a cabo. Se prefirió un mecanismo de inspección y desarme.

-La Administración de Donald Trump se ha definido en oposición a su predecesor. El año pasado ya dijo que estaba dispuesta a responder a un ataque químico sin mandato del Consejo de Seguridad. Después de que el régimen sirio bombardeara con gas sarín la ciudad de Khan Sheikhoun el 4 de abril del año pasado, Estados Unidos ya atacó la base siria de Shayrat. Washington advirtió entonces de que el gobierno sirio pagaría "un alto precio" si volvía a lanzar ataques químicos. La Francia de Macron también ha repetido su propia línea roja, amenazando con atacar si se usaban armas químicas contra civiles en Siria. Viendo las reacciones occidentales, hay fuertes razones para creer que esta vez sí habrá una respuesta militar.

-¿El ataque qué podría generar y cuáles serían los riesgos?

-Eso dependerá de los objetivos que tenga el ataque, aunque cualquier acción militar en Siria inevitablemente presentará riesgos de una escalada aún no intencionada, especialmente dada la profunda implicación de varios actores extranjeros. Esos riesgos podrían mitigarse potencialmente a través de una comunicación efectiva y de una definición cuidadosa y reducida de los objetivos. Es un equilibrio difícil de conseguir. Cuando Estados Unidos bombardeó Shayrat (una base siria) en abril de 2017, comunicó claramente que se trataba de un ataque que no buscaba derribar al régimen sirio sino castigarle por el uso de armas químicas e impedir que volviera a usarlas. También se advirtió a Moscú con antelación, permitiendo que Rusia pusiera a salvo a su personal. Esos objetivos limitados, las advertencias previas y la comunicación de los objetivos estadounidenses pudieron ayudar a prevenir una respuesta rusa y una escalada militar más amplia. El ataque a Shayrat pudo haber impedido que se volviera a usar gas sarín pero claramente no quitó las ganas al régimen sirio de usar otras armas químicas.

-¿Cree que hay riesgo de que se involucren Irán o Rusia y que pueda llegar a darse una confrontación directa con Estados Unidos en territorio sirio? Esta semana el presidente Donald Trump advirtió a los rusos.

-Sí existe el riesgo, pero ningún de esos bandos tiene interés en una confrontación directa porque podría ser el desencadenante potencial de un conflicto mucho mayor. Así que esperemos que procedan con cuidado y mantenga abiertos los canales de comunicación. Los mensajes son ahora muy importantes.

-¿Cree que estos acontecimientos están relacionados con la amenaza estadounidense de salirse del acuerdo nuclear con Irán?

No, pero podría afectar a lo que suceda con el acuerdo nuclear. Según cuánto involucramiento iraní en Siria vea Estados Unidos, o incluso crea que Irán está detrás del ataque químico, daría a Donald Trump todavía más munición política para sacar a su país del acuerdo.

-¿Qué pasaría si Estados Unidos se sale del acuerdo? ¿Cree que este podría sobrevivir?

-El acuerdo nuclear puede sobrevivir sin Estados Unidos, pero depende de qué otros pasos diera Washington, por ejemplo si impone más sanciones a Irán. Y de cómo respondiera Irán. Si Irán también se sale del acuerdo o lo viola, entonces el acuerdo estaría muerto. El papel de los europeos en este asunto es muy importante: pueden salvar el acuerdo persuadiendo a Estados Unidos de no salirse de forma unilateral (a través de concesiones iraníes sobre su programa de misiles balísticos y su apoyo a ciertos actores no estatales en Oriente Medio) o persuadiendo a Irán de no salirse aunque Estados Unidos lo haga. Esto podrían lograrlo empujando a empresas europeas a hacer negocios en Irán y a los bancos europeos a dar créditos y garantías a Irán.

-¿Qué países saldrían ganando si Estados Unidos abandona el acuerdo nuclear con Irán?

-En ese escenario no habría ganadores. El acuerdo fue negociado y firmado por el P5+1 (Alemania, China, Francia, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia) y respaldado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en representación de la comunidad internacional. Si Estados Unidos se sale del acuerdo sería una herida autoinflingida, pero sufrirían muchos más porque aumentaría el potencial de un conflicto bélico. Puede que algunos en Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí se alegren si el acuerdo desaparece, pero no estoy seguro de que entiendan las consecuencias ni de que estén preparados para lidiar con ellas.

-Los europeos parecen estar trabajando para buscar nuevas vías de limitar el programa de misiles balísticos iraníes y así tranquilizar a Trump sobre el acuerdo nuclear. ¿Podría funcionar?

-Tal vez, no puedo predecirlo. Pero merece la pena intentarlo.

-El régimen sirio está ganando la guerra con el apoyo iraní, ruso y de Hezbolá. ¿Es una derrota para sus enemigos como Arabia Saudí? ¿Y qué significa para países como Israel o Turquía?

-Israel puede vivir con una victoria del régimen de Bashar Al-Assad pero no puede aceptar que Irán establezca bases permanentes en Siria ni que soldados de Hezbolá se acerquen a la línea del armisticio en los Altos del Golán. Podría empezar una guerra por esos asuntos. En cuanto a Turquía, parece que ya aceptó que el régimen sobrevivirá. Su prioridad ahora es luchar contra los kurdos del PKK y sus filiales sirias. Turquía ha ocupado una pequeña parte del territorio sirio. Esto le dará influencia cuando empiecen las negociaciones al final de la guerra.

-¿Los nombramientos de John Bolton (nuevo consejero de Seguridad Nacional de Trump) y de Mike Pompeo (nuevo secretario de Estado) suponen un cambio real en la política exterior estadounidense?

-Esperemos y veamos. Es fácil esperar lo peor de halcones así, que lo primero que harían sería disparar.

-¿Pero esos apoyos reducen las posibilidades de que Trump no saque a Estados Unidos del acuerdo nuclear iraní?

-Sí, porque los que ahora se fueron habían estado en contra del acuerdo cuando se estaba negociando pero también habían estado en contra de salirse una vez ya estaba acordado. Sólo queda el secretario de Defensa Mattis.

-¿Podemos ver una escalada militar en la región? Y, en ese caso, cree posible que veamos un choque en las relaciones transatlánticas si los intereses de la Unión Europea no son los mismos que los de Estados Unidos?

-Es posible pero espero que se pueda evitar. En tiempos de guerras, los aliados de los tiempos de paz tienden a unirse para darse protección mutua, pero podría haber algunos roces en la alianza transatlántica, con certeza antes de que estalle un conflicto. Hay muy poco apoyo a Trump y a sus asesores halcones en Europa. No creo que el Comité del Premio Nobel se lo conceda a Trump.



RECOMENDADOS