Suscribite a la newsletter
Revisá tu correo electrónico para confirmar tu subscripción
EDITORIAL DEL 9 DE ABRIL DE 2018

Blanck: "Macri usa el impulso de Carrió contra Lorenzetti para ajustarle las tuercas a la Corte Suprema"

Editorial en Cada Mañana con la participación especial del periodista Julio Blanck

Lunes 9 de Abril de 2018
Audio


Siempre está este trasfondo de lo oscuro que es Comodoro Py.

Entre los temas de la Argentina de hoy, y esto tiene que ver con la reaparición intensa de la doctora Carrió este fin de semana en los medios de comunicación de la Argentina, aparece otra vez una denuncia de la doctora Carrió contra el presidente de la Corte, el doctor Lorenzetti. En este caso, por el uso de escuchas y por manejar, según la doctora Carrió, una red de inteligencia paralela.

Hace días que se viene hablando del tema de las escuchas. Y hay una oficina llamada DAJUDECO, es la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado.

Los delitos complejos y el crimen organizado gozan de una salud significativa en Argentina. Pero estamos claros que el hecho de que exista ese nivel de tensión entre una diputada clave en la coalición gobernante y el presidente de la Corte es un tema.

Julio Blanck: "Carrió se corta sola. Viste que Carrió no pide permiso para hacer cosas ni recibe órdenes. Pero habla con el presidente. A veces son como esos jugadores que llevan mucho tiempo jugando juntos y se entienden de memoria. Y lo que hace uno le sirve al otro.

Acá hay una vieja obsesión con Lorenzetti. Obsesión no en términos peyorativos, sino como descripción de una intención constante y permanente que reflota Carrió cada vez que considera que es políticamente necesario.

Hace un año Carrió le pidió el juicio político a Lorenzetti. Empezó hoy. Hace un año presentaron pedido de juicio político con la Coalición Cívica, con Carrió a la cabeza, denunciando que Lorenzetti estaba montando un aparato de inteligencia en la Justicia al haberse quedado con el control del sistema de escuchas, al haberse creado esta DAJUDECO, al haberse reforzado el cuerpo de peritos anticorrupción.

Para el común de nosotros parecía o sigue sonando un avance de una estructura que en serio pueda controlar mejor la corrupción desbordada que tiene el Estado argentino, Carrió lo ve como parte de un sistema de escuchas, de espionaje y de acumulación de poder de Lorenzetti, de quien dice ella que quiere ser presidente de la Nación a toda costa.

¿Macri piensa esto? No piensa eso de Lorenzetti. No quiere decir que crea que Lorenzetti es la Madre Teresa de Calcuta.

En algunas ocasiones, me da impresión que el presidente usa o aprovecha el impulso de Carrió contra Lorenzetti para ajustarle las tuercas a la Corte Suprema. Y este es uno de esos días porque al Gobierno le contrarió de sobremanera el hecho de que la Corte anulase al Tribunal Oral que iba a juzgar a Cristina Kirchner originalmente, con todas sus megacausas unidas y que hayan bloqueado el traslado de jueces de la Justicia Nacional Ordinaria al fuero federal, que era el modo en el que el Gobierno había diseñado su estrategia de licuar un poco el poder de la corporación de Comodoro Py.

Hay disgusto del Gobierno o del presidente con la Corte y con Lorenzetti. Carrió esto lo hace por su cuenta, pero a Macri le sirve.

Hay una preocupación en general en la Justicia sobre el tema de los delitos complejos y crimen organizado, que eso se puede traducir a corrupción y narcotráfico. Incluso hay una preocupación en la comisión que está reformando el Código Penal o proyectando sus reformas, donde está la Justicia, el Poder Ejecutivo, las asociaciones profesiones de abogados, el Consejo de la Magistratura, en relación a la extensión extraordinaria e intolerable de los juicios de corrupción y narcotráfico en Argentina. Probablemente es el corazón de las demandas fuertísimas y muy razonables que la sociedad le hace a la Justicia.

La AFI es la vieja SIDE con nuevo nombre, pero es la vieja SIDE. Los espías trabajan para los espías. Son profesionales y muchas veces están al servicio de quien mejor les paga. Ese es un problema que tiene la Argentina.

Hay un proyecto para que se ponga una resolución razonable para los juicios. Y que a partir de eso, los jueces queden en falta y tengan que explicar por qué se demoran. De todos modos, como la Justicia es mucho más lenta que nuestra ansiedad, aún funcionando bien, se está pensando en poner tres años como plazo para que se resuelva un caso de delito simple y seis años para delitos complejos como corrupción y narcotráfico.

Seis años es la mitad de lo que duran ahora. A partir de eso, el juez tendría que explicar por qué en un plazo considerado razonable y en un tiempo legal que teóricamente sería consagrado en la reforma del Código, no pudo resolver el caso.

Todas estas cuestiones son las que se van mezclando en un ambiente muy enrarecido como es la Justicia y la relación de la Justicia con el poder político, la relación de la Justicia con el mundo de la inteligencia, con el empresariado.

Es una de las tramas principales que tiene el Gobierno por delante".

RECOMENDADOS