Suscribite a la newsletter
Revisá tu correo electrónico para confirmar tu subscripción
Editorial del 8 de noviembre de 2017

Hay un sistema que produce la muerte de chicos, frente al cual la política argentina no tiene ninguna reacción

Tenemos una chiquita de 12 años muerta como consecuencia de la laxitud y el cinismo de un sistema.

Miércoles 8 de Noviembre de 2017
Audio

 Hay tres conflictos que se están desarrollando en el mundo de modo simultáneo.

Ayer Puigdemont recibió en Bruselas a doscientos alcaldes catalanes y acusaron a Europa de no apoyar el proceso independentista catalán.

Trump se mostró abierto a buscar un acuerdo con Corea del Norte.

Yemen le mandó un misil a Arabia Saudita. Los árabes detuvieron el misil con otro misil y calificaron esto como un acto de guerra, acusando a Irán de estar detrás de esto.

Ayer declaró Laura Muñoz, ex esposa de Vandenbroele. Dijo que su esposo tenía una relación directa con Boudou.

La cocinera de la casa de Julio De Vido, Nélida Caballero, se supo que tenía unos cuantos autos y departamentos. Le aparecieron hasta cheques de la familia Cirigliano.

La señora Caballero había puesto una empresa que limpiaba los ómnibus que operan en el área de transporte, un área que dependía del Ministerio de Infraestructura.

Lo de De Vido es una combinación de incompetencia con corrupción.

Los asuntos ligados a la corrupción son bastante grotescos. Está lo de López, lo de Jaime y ahora la cocinera, que tenía un kiosco para limpiar los micros de Cirigliano.

El fiscal Taiano pidió la indagatoria de Diego Lagomarsino en su condición de partícipe necesario en el homicidio de Alberto Nisman.

Una determinación tan relevante como tardía. Otra vez estamos viendo cómo la justicia reacciona en el lado eventualmente correcto pero con varios años de demora.

Sería interesante que la señora Arroyo Salgado cuente lo que ella supone de Lagomarsino.

El fiscal Taiano es un tipo que fue amenazado. En su momento le secuestraron un hijo.

Ayer el Presidente dijo muchas cosas en Nueva York. Macri ayer sugirió que a Nisman lo mataron.

Ayer el Banco Central subió la tasa de interés.

Ninguna de las cuestiones que están en discusión hoy en día en la agenda de las reformas estructuales está atacando este problema de fondo del país.

Hay en proceso una reforma impositiva que podrá ser más o menos relevante, hay un proceso de reforma laboral que podrá tener más o menos impacto en el empleo y los costos de las compañías. y hay un proceso de reformas que pretende poner en caja el nivel de delirio de los impuestos y los gastos de las provincias argentinas.

Ninguna de estas reformas tiene que ver con el fondo de este problema macroeconómico que el Presidente conoce muy bien.

Argentina es un país que no tiene un sistema de precios. Un producto en una farmacia o en un supermercado tiene diversos precios de acuerdo a la hora, la cara del tipo, la tarjeta con que pagás...

Entiendo que hay correcciones tarifarias que están pendientes de la época de De Vido. Seguramente ahora viene el aumento del gas que va a impactar en la inflación, después el transporte...

El asunto de la inflación debe ser un tema nacional. Seguir corriendo la inflación subiendo las tasas es algo que por ahí sube en el corto plazo pero estamos claros que complica otras cosas.

En la Argentina hay un boom de inversores que compran bonos.

Es una cosa que debe ser corregida porque sino el proceso de reformas, son reformas. Pero el núcleo del problema es que no tenemos un sistema de precios.

Cómo puede ser que los argentinos no tengamos forma de bajar la inflación.

La política argentina funciona con los parámetros más abominables. Reacciona con desinterés, con subestimación, con liviandad y con oportunismo. Me refiero al caso de la muerte de Abril Bogado. Por alguna razón curiosa algunas muertes producen un impacto y otras no producen ningún impacto. La dirigencia política argentina con excepción de Julio Conte Grand que es el procurador de la Corte de la provincia de Buenos Aires, nadie dijo una palabra de lo que hay detrás de esta historia.

Esta historia tiene un detenido, un tal Echegaray. Echegaray había sido liberado por el juez Villafañe antes de cumplir una pena por tentativa de homicidio.

Lo pusieron en libertad un año antes. Como consecuencia de haberlo puesto en libertad un año antes la tentativa la convirtió en homicidio.

Cuando miramos los antecedentes del juez encontramos que el juzgado de ejecución penal que conduce Villafañe ya había liberado a otros presos por delitos menos graves. Y en ambos casos los tipos después de estar detenidos mataron gente.

Evidentemente la cárcel en Argentina agrava las cosas. Los tres salen y cometen delitos muy peores.

Hay un sistema completo de arriba para abajo que no da para más. Y que ocurre en la provincia de Buenos Aires que es un formato de la Argentina que la política debe empezar a revisar.

Me llama la atención que los sectores de opinión, los grupos de DDHH, la dirigencia política, reacción cero. Sí reaccionan de manera espasmódica, a alguno se le ocurre reformar el código penal.

Cuando el muerto tiene una connotación política, la sociedad se conmueve la política reacciona y pasa de todo. Blumberg y Maldonado. En el caso de Blumberg contra los Kirchner y en el caso de Maldonado contra Macri.

No veo que diferencia hay entre Maldonado, Blumberg, cientos de casos que hay en el medio y esta pobre chiquitita Abril Bogado muerta en circunstancias aberrantes por un delirante puesto en libertad por un juez que no puede estar en su cargo más del día de hoy. La política no hace un solo comentario.

Entiendo que el ministro Gustavo Ferrari en la provincia de Buenos Aires está mirando el tema con atención. Pero este es un tema nacional.

En el 90% de los casos tenemos que los crímenes son el resultado de un juez liviano que pone de manera laxa a un delincuente en la calle.

Más que una ideología hay un sistema.

Tenemos una chiquita de 12 años muerta como consecuencia de la laxitud y el cinismo de un sistema.

Hay un sistema que produce la muerte de chicos, frente al cual la política argentina no tiene ninguna reacción, porque el tema no puede ser arrojado políticamente por la cabeza de nadie.

Estamos teniendo de vuelta una reacción espasmódica a un problema muy serio.

RECOMENDADOS