Suscribite a la newsletter
Revisá tu correo electrónico para confirmar tu subscripción
EL IMPERDIBLE

Una obra maestra de ineptitud política y borrachera ideológica

Por Loris Zanatta para el diario La Nación.

Miércoles 1 de Noviembre de 2017

Artículo extraido del diario La Nación - Por Loris Zanatta

Bolonia.- La crisis catalana parece el teatro del absurdo. Tiene razón quien, refiriéndose al ya famoso Procés, evocó otro, que le cae como anillo al dedo, el de Kafka. Si nos abstraemos por un momento de las convulsiones que atraen nuestra atención y observamos el conjunto, se tiene la impresión de una mala broma, de una farsa terminada en tragedia; o incluso peor: de una tragedia terminada en farsa. No lo digo para tomar a la ligera el problema, que es muy serio, sino para enfocar su sustancia: ¿quién que tenga apenas un poco de familiaridad con Cataluña puede sin sonreír afirmar que su nacionalidad es esclavizada; su libertad, conculcada; su pueblo, exprimido? La mayoría de las regiones europeas pagarían para disfrutar de la autonomía política, económica, fiscal y lingüística de que disfruta Cataluña. Y su prosperidad.

¿No hay problema, entonces? ¿Estamos frente al ardid de un despreciable ilusionista, el improbable Puigdemont? La crisis catalana sigue de una manera tan pedante la trama típica de las crisis que conducen al surgimiento de regímenes populistas que parece copiarla. En este sentido, ve lejos y resulta muy lúcido Juan Luis Cebrián cuando escribe que la pandilla de los cuatro catalanes, con su estilo "bananero y churrigueresco", es más que una amenaza a la unidad territorial de España: es una amenaza para la democracia. De eso se trata, justamente.

Durante años, aquellos que señalamos en los populismos latinoamericanos fenómenos antiliberales de raigambre hispana, intolerantes del pluralismo y la Constitución, partidarios de una idea plebiscitaria del pueblo y de la democracia, fuimos reprendidos: ¿por qué entonces no hay populismo en España?, se nos preguntaba. Desde entonces, la antigua madre patria ha producido populismos para todos los gustos, a menudo inspirados en sus hijos legítimos de América latina.

Todo comienza, como en cada populismo que se respete, con una crisis de disgregración. O con la percepción de disgregación: la percepción, en la historia, a menudo pesa más que la realidad; alguien la llama posverdad. La grave crisis económica que puso fin al largo ciclo de crecimiento español, los efectos perturbadores de las grandes migraciones, el debilitamiento de la soberanía del Estado debida a la globalización: todo esto abrió sin duda profundas grietas en el pacto democrático garantizado por la Constitución de 1978. Sucede en todas partes y España no es una excepción.

Frente a estos cambios, el tradicional nacionalismo catalán fue cambiando su piel, creó un nuevo relato histórico: ya no era una forma peculiar de ciudadanía, sino una identidad rígida; no expresaba respeto por la legalidad y la racionalidad, sino nostalgia por una cultura y una espiritualidad unívocas. El pueblo de la Constitución se convirtió así en pueblo romántico, guardián de una identidad primigenia que alguien o algo amenazaba. El victimismo, en estos procesos, es un arma poderosa y diabólica: el pueblo sería feliz y unido si un agente externo, el chivo expiatorio, no lo contaminara.

¿Y quién, a la luz de la historia, se presta mejor a este papel sino España, Madrid, el rey, el sistema constitucional, la "partidocracia"? Sobre ellos vuela, superior, etéreo e inalcanzable, el pueblo catalán; un pueblo especial, virtuoso, homogéneo, un pueblo elegido que ha sufrido y espera el redentor que lo libere de la esclavitud y lo conduzca a la tierra prometida. ¿Puigdemont? Sólo pensarlo hace reír, pero éstos son los personajes históricos de nuestros días. Y ahí tenemos a ese pueblo parcial erigirse en todo el pueblo. No importa que sea minoritario, verdadero o inventado: como encarnación de esa identidad imaginada, el pueblo catalán, investido de una misión providencial, se transfigura en pueblo sagrado. Los otros, los no catalanes, los catalanes tibios, los catalanes españoles, son por eso mismo vendepatrias, traidores, enemigos. Está así servido el menú habitual de todos los populismos: adiós al pluralismo, adiós a la convivencia; se impone el esquema maniqueo que al pueblo sacrificado de la pobre Cataluña opone el cruel y poderoso satanás español.

Parece increíble que se siga empleando un esquema tan vetusto, que todavía funcione en un país moderno en el corazón de Europa: es el mismo de todos los regímenes antiliberales desde hace un siglo, pero nunca pasa de moda. Sus efectos son siempre los mismos, son funestos y son los que vemos hoy frente a nosotros: el reclamo de la unanimidad causa fracturas, la imposición de la identidad destruye las instituciones, el amor por un pueblo mítico genera odio en el pueblo real. Una obra maestra de ineptitud política y de borrachera ideológica. Demoler, se sabe, es más fácil y más rápido que construir. ¿Y ahora? Alguien deberá rearmar las piezas: el daño es enorme y llevará mucho tiempo, paciencia, compromiso, para volver a poner los problemas en el carril donde siempre deberían permanecer: el de la legalidad, la racionalidad, la Constitución.

Es muy probable que el mundo, de aquí a un siglo, sea muy diferente del mundo que conocemos hoy. Tal como hoy es muy diferente de lo que era hace un siglo. Mi generación, que creció durante la Guerra Fría, pensó que ese orden sería eterno; para mis alumnos, nacidos después de su final, parece prehistoria. España podría no ser la misma en un siglo; ni Gran Bretaña, ni Italia o muchos otros Estados. No es un tabú hablar de eso. Pero el punto no es éste. El punto es cómo se manejan estas transformaciones: si dentro de la ley y las instituciones, negociando y mediando, respetando a todos y sobre todo la democracia, o invocando el espíritu, la etnicidad, la cultura, el idioma, la historia. Está asegurado que las separaciones serán violentas y sembrarán el odio, que caerá sobre nuestros hijos y nietos. Ése es justamente el camino, simplista, retrógrado y peligroso, tomado por los nacionalistas catalanes.

No sé cómo terminará todo esto; ni cuándo. Nadie sabe si la burbuja catalana se desinflará o explotará, produciendo efectos en cadena. Por ahora, Puigdemont y sus compañeros no lograron mucho: querían más recursos, pero han causado la fuga de corporaciones y capitales; querían la simpatía del mundo, pero nadie quiere reconocerlos; querían independencia y despertaron el nacionalismo español. No parece una gran visión estratégica. Me gusta pensar que su resultado confirmará la madurez de nuestras sociedades, la solidez de nuestras democracias; que la crisis catalana pronto será recordada como otro fracaso populista y Puigdemont, como un Maduro cualquiera. Pero qué amargura para Cataluña.

RECOMENDADOS